Plan de Vida para frenar la escalada de pandemias que empujan a la Amazonía y al mundo al colapso

La Amazonía que es fuente de vida, hoy está amenazada de muerte. La Amazonía con sus 8 millones de km2 es el corazón del planeta, allí vivimos más de 400 pueblos indígenas y 3 millones de amazónicos , en medio de la selva y la diversidad biológica más grande de la Tierra, rodeada de impresionantes reservorios de agua dulce que producen “ríos voladores” que traen la lluvia a diferentes confines del globo. Está Amazonía, vital para estabilizar el clima del planeta y para el futuro de la humanidad, hoy vive una escalada de pandemias:

  • La sanitaria que se refuerza con la segunda ola del COVID 19, que ha dado origen a otra variante en la ciudad de Manaos, Brasil, y ya ha provocado más de 50.000 muertes en toda la Pan Amazonía.
  • La del extractivismo de los sectores mineros, agro empresariales, energéticos y de mega infraestructuras.
  • La de la crisis climática que agrava las inundaciones, sequías, incendios y enfermedades en nuestros territorios.
  • La del racismo, la discriminación y la colonial modernidad contra los pueblos indígenas, los afrodescendientes, las poblaciones humildes y la propia naturaleza.
  • La del autoritarismo, que profundiza la criminalización y asesinato de los líderes que defienden sus territorios.
  • La del patriarcado que, junto al capitalismo, el racismo y la lesbofobia estructuran las desigualdades en nuestra sociedad que se agravan durante la pandemia, evidenciando un mayor número de mujeres desaparecidas y altos índices de feminicidios, desatención en los servicios de salud que permanecen en la impunidad frente a la intolerancia e indolencia de organismos estatales.
  • La de la crisis de los sistemas políticos que contribuye a la proliferación de gobiernos corruptos, aferrados al poder, que socavan la democracia y son incompetentes para dar respuesta a las múltiples crisis.

Esta escalada de pandemias es síntoma de un planeta que necesita sanar, en el cual es impostergable restablecer la armonía entre los seres humanos y la naturaleza, entre los individuos y sus familias, entre la sociedad y el estado, entre las naciones y el planeta.

Los pueblos amazónicos, organizaciones sociales, de mujeres, medioambientales, culturales, religiosas y defensoras de los derechos humanos y los derechos de la naturaleza, auto convocados en el evento virtual: “El grito de la selva/Voces de la Amazonia”, realizado el 26 y 27 de febrero de 2021, en el marco de la Asamblea Mundial por la Amazonía, los invitamos a compartir, sumarse y fortalecer el siguiente Plan de Vida para salvar la Amazonía.

1.     Solidaridad y acción urgente para hacer frente a la Emergencia Sanitaria en la Amazonía.

  • Garantizar el acceso universal a vacunas confiables para la población amazónica, y proceder de acuerdo a las decisiones y consentimientos, manifestados en consulta previa por los pueblos indígenas. Promover información transparente sobre las vacunas, frenando las campañas de miedo sobre las vacunas, que con falsedades esparcen fanatismos políticos y religiosos. Impulsar procesos de vacunación sin discriminación ni corrupción y en condiciones óptimas en cadena de frío y postas comunales equipadas.
  • Liberalización de la propiedad intelectual y establecer una moratoria en la aplicación del Acuerdo de Propiedad Intelectual sobre el Comercio (TRIPS por sus siglas en inglés) de la Organización Mundial del Comercio para mejorar, masificar y abaratar el acceso a los tratamientos, vacunas en base a genéricos y otras tecnologías eficaces para afrontar la crisis sanitaria mundial del COVID-19.
  • Demandar que la OMS y la OPS abran al acceso público los avances científicos sobre el Covid19, establezcan que las vacunas son un bien público gratuito y de acceso a través de COVAX y otros mecanismos.
  • Atención médica inmediata para los pueblos indígenas que han sido relegados de atención y acceso a medicinas. Fortalecer las sociedades del cuidado, y la salud pública universal con sistemas comunitarios, acciones indígenas de vigilancia, autocuidado sanitario y autogobierno colectivos. Atención inmediata en servicios de salud sexual y atención de la violencia de género para las mujeres indígenas
  • Establecer un ingreso básico a las familias que han sufrido de pérdidas familiares y/o que están contagiadas hasta que las vacunas sean implementadas de manera efectiva.
  • Corredores de vida garantizados y libres de actividades extractivas a cerca de 200 pueblos no contactados en toda la Cuenca para evitar su extinción por un potencial contagio.
  • Levantar recursos que nutran el fondo de emergencia sanitaria de la COICA para viabilizar mecanismos de respuesta rápida a las necesidades de la población indígena de manera inmediata.
  • Condonar la deuda externa de los países amazónicos para evitar el colapso sus economías en medio de la pandemia.

2.   Frenemos el punto de no retorno de la Amazonía

  1. Defender y garantizar los planes de vida y las culturas de los pueblos indígenas y otras poblaciones que la habitan para salvar la Amazonía, la biodiversidad y evitar el colapso climático del planeta.
  • Favorecer las economías locales, de pequeña escala y los ciclos de producción y comercio que respetan nuestros ritmos, conocimientos tradicionales, relaciones y la naturaleza.
  • Frenar YA la deforestación y degradación de la Amazonía que ya suma el 20% del bosque más extenso del mundo a través de:
    • Suspender y prohibir las actividades, inversiones y proyectos extractivistas a nivel minero, petrolero, megahidroeléctrico, agropecuario, forestal, de infraestructura y otros en la Amazonía.
    • Adoptar sanciones en sus países de origen y a nivel internacional contra las empresas transnacionales que alientan la destrucción de la Amazonía.
    • Rastrear las cadenas de valor de la carne, la soya, la minería, el petróleo y otros productos para impedir y sancionar la venta de productos del extractivismo que destruyen la Amazonía. Es imperativo legislar el cumplimiento de derechos humanos y de la naturaleza de cada cadena de valor.
    • Presionar a los gobiernos y concientizar a los consumidores para que su consumo no alimente más procesos de destrucción de la Amazonia.
    • Prohibir el uso y expansión de semillas transgénicas y agrotóxicos que alientan la expansión de la frontera agrícola a costa de la selva.
  • Rechazar la ratificación y puesta en vigencia del Tratado de Libre Comercio entre la Unión Europea y el Mercosur por sus graves impactos sobre la Amazonía. Denunciar los Tratados de Libre Comercio que amenazan nuestras economías locales y alimentan circuitos de ganancia del gran capital.  Prohibir y limitar en los acuerdos comerciales la exportación e importación de productos que tienen graves impactos en el medio ambiente. Todos los tratados comerciales deben ser reformados para que contemplen estándares y licencias sociales y ambientales en cada producto y/o servicio.
  • Reconocer y fortalecer el aporte de las mujeres en la defensa de su identidad y cultura en el marco de la lucha de los pueblos panamazónicos, garantizar la igualdad de género en la participación política en todos los espacios de decisión.
  • Exigir que los bancos y fondos de inversión de los países desarrollados y emergentes suspendan el financiamiento de actividades extractivas, productivas y comerciales como la industria de ganadería intensiva, las plantaciones de monocultivos, y otros que nos acercan al punto de no retorno de los ecosistemas del planeta.
  • Demandar la creación de un fondo para la restauración de la Amazonía por parte de los países desarrollados y emergentes que sea gestionado de manera transparente con la participación, protagonismo y propuestas de los pueblos amazónicos para la definición de procesos de protección de sus territorios y el conjunto del bioma.

3.     Hagamos justicia climática y ambiental

  • Transformar las economías, las formas de producción, consumo y desechos de los países desarrollados y las élites de los países en desarrollo para frenar la destrucción de la Amazonía.  Las soluciones para el cambio climático deben ser integrales y no limitarse a la sustitución de combustibles fósiles por energías alternativas sin tomar en cuenta la gran demanda de recursos naturales que requiere pasar por ejemplo de mil millones de autos a gasolina a mil millones de autos eléctricos.
  • Cambiar nuestra relación con la naturaleza reconociendo los derechos de la naturaleza y estableciendo en nuestros países legislaciones y mecanismos para evitar que se produzcan nuevos ecocidios como el que vive hoy la Amazonía.
  • Duplicar como mínimo en la presente década las contribuciones de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero de los países desarrollados y emergentes para que empecemos a acercarnos a una trayectoria que se aproxime al objetivo de limitar el incremento de la temperatura y preservar la vida como la conocemos.
  • Construir capacidades en los pueblos indígenas y la sociedad civil para monitorear y auditar las contribuciones de reducción de emisiones que se relacionan con la Amazonía.
  • Rechazar falsas soluciones de mecanismos de mercado de carbono y tecnologías de secuestro de carbono que sólo profundizan las causas de fondo que nos llevaron a esta grave crisis climática. Rechazar las soluciones de geoingeniería que se están promoviendo de manera ilegal y que pueden causar daños irremediables al planeta Tierra.
  • Establecer impuestos progresivos al uso de combustibles fósiles para desalentar su utilización y remplazarlos con energías alternativas.
  • Exigir el pago de la deuda climática que tienen los países desarrollados y emergentes por haber causado más del 90% de las emisiones históricas de gases de efecto invernadero que provocan la crisis climática. Para atender las urgencias de los pueblos y países en desarrollo, exigimos un verdadero Fondo Verde con participación de la sociedad civil, con un mínimo de quinientos mil millones de dólares que representan menos de un tercio de los gastos del presupuesto de defensa de las principales potencias del planeta.
  • Frenar la criminalización y asesinato de líderes indígenas y defensores de la naturaleza. Fortalecer los mecanismos culturales propios de los pueblos para frenar la violencia sobre ellos. Acción de urgencia de las instancias de derechos humanos de la ONU para que los Estados sancionen la impunidad y frenen la criminalización. Impulsar la implementación del acuerdo de Escazú que entra en vigencia el 22 de abril de este año y su ratificación por todos los países de la región.
  • Promover soluciones estructurales que de manera integral lleven a un cambio del sistema para preservar el clima, superando el capitalismo, el extractivismo, el productivismo, el patriarcado, el antropocentrismo, el racismo y el colonialismo.

4.     Impulsemos el autogobierno de los territorios y una gobernanza inclusiva

  • Fortalecer la autonomía y autogobierno territorial de los pueblos indígenas y amazónicos en general, como legítimas formas de autoridad pública social colectiva, así como su reconocimiento legal y apoyo presupuestal por parte de los estados amazónicos.
  • Aplicación de la consulta para el consentimiento previo libre e informado de los pueblos indígenas en:
    • todos los planes sobre la Amazonía que se elaboran a nivel nacional e internacional para evitar decisiones unilaterales e equivocadas que se adoptan en escritorios alejados de la realidad y que reducen la Amazonía a la condición de sumidero de carbono.
    • todos los proyectos, créditos e inversiones que afectan la Amazonía. Los pueblos amazónicos no somos ni receptores ni implementadores, somos quienes hemos conservado por siglos la Amazonía.  Nuestra voz y conocimientos deben guiar a la política pública y a la ciencia en su protección, no a la inversa.
  • Democratizar el acceso directo a fondos nacionales e internacionales por parte de los autogobiernos de los territorios indígenas para el uso adecuado, oportuno y efectivo en función de atender las diferentes pandemias que aquejan a la Amazonía.
  • Fortalecer las instancias jurisdiccionales nacionales, regionales y locales para defender los derechos indígenas y de la naturaleza para que exista una justicia rápida y efectiva.
  • Promover la adopción de marcos regulatorios que permitan garantizar la intangibilidad de los territorios de pueblos no contactados como corredores de vida en los países de la cuenca Amazónica.
  • Impulsar la sostenibilidad de la vida como una apuesta política orientada a la construcción de un nuevo modelo justo y equitativo donde las personas y la naturaleza se encuentren en el centro de su prioridad en una relación interdependiente y equilibrada y las mujeres vivan libres de toda discriminación y violencia.
  • Sancionar a los gobiernos que como Bolsonaro promueven abiertamente la destrucción de la Amazonía. Exigir investigaciones por parte del sistema internacional para juzgar a los culpables por el genocidio de los pueblos amazónicos.
  • Establecer mecanismos intergubernamentales con participación decisoria de los pueblos indígenas y locales que permitan dar soluciones integrales a la Amazonía que hoy se encuentra fracturada por las divisiones políticas de las fronteras.

5. Impulsemos la movilización del planeta para salvar la Amazonía

  • Construyamos Asambleas en Defensa del Amazonía en todos los países, ciudades y comunidades del planeta para informarnos sobre lo que pasa en la Amazonía, hacer propuestas y definir las acciones que podemos realizar en nuestra localidad para frenar la escalada de pandemias que azotan el corazón del planeta.
  • Realicemos demostraciones y otras manifestaciones creativas en nuestras escuelas, centros de trabajo y municipios para dar a conocer las demandas planteadas en este Plan de Vida y lograr que el grito de la Amazonía sea escuchado por todas las personas, autoridades y tomadores de decisión en nuestros países.
  • Organicemos círculos culturales para a través de la Educación Popular, la comunidad y los movimientos sociales fortalecer la movilización en defensa de las Amazonía.
  • Movilicémonos contra las quemas en todos nuestros países para evitar que nuevamente este año la Amazonía sufra un nuevo incendio por el fuego descontrolado que provoca la ganadería y el agronegocio.
  • Hagamos de la defensa de la Amazonía uno de los principales ejes de la lucha contra la crisis climática.
  • Discutamos la posibilidad de hacer un gran encuentro semipresencial en defensa de la Amazonía en el camino a la COP 26 que tendrá lugar hacia el fin de año en Glasgow.
  • ¡Amazonisemonos! Seamos Amazonía, recuperemos nuestras raíces con nuestra Madre Tierra y escuchemos el llamado de la selva.

Apoya el Plan de Vida

Súmate como organización firmante al Plan de Vida

5 comentarios sobre “Plan de Vida para frenar la escalada de pandemias que empujan a la Amazonía y al mundo al colapso

  1. Comparto la lucha de los pueblos amazonicos, lucha que debe extenderse mas alla de la selva. Me parece muy propicio impulsar encuentros semi presenciales para visibilizar los problemas que atraviesan los pueblos que habitan la amazonia y contribuir a la materializacion de las propuestas que emergio dd la asmblea
    Soy Amazonia.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: