Encuentro de Saberes: Las tres demandas de los nueve países amazónicos

Reunidos en el Encuentro del Conocimiento en Belém entre el 20 y el 23 de octubre de 2021, representantes de los pueblos de la selva amazónica, elaboraron el siguiente documento, en concierto con otros segmentos de sociedades sudamericanas, para hacerlo llegar a los gobiernos y la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), reunida en la Conferencia de las Partes (COP26) en Glasgow, el 9 de noviembre de 2021. Enriquecido con las contribuciones de la Asamblea Mundial sobre la Amazonía y la Crisis Climática, los firmantes de este documento comunican a las Partes, representadas en Glasgow tres demandas fundamentales. Se formularán a continuación, tras una justificación introductoria.

Justificación

Lo que sigue abarca y profundiza la Resolución 48/13 del Consejo de Derechos Humanos de la ONU (Consejo de Derechos Humanos), que reconoce el derecho humano universal a un medio ambiente saludable. Esta Resolución fue aprobada por unanimidad con un largo y entusiasta aplauso el 8 de octubre de 2021 por la Asamblea de dicho Consejo en Ginebra por 43 votos a favor y 4 abstenciones.

Los tres reclamos de los Pueblos de la Amazonía se ubican en el corazón de estos Derechos Universales, pero también en una visión no antropocéntrica del mundo, y parten de la siguiente observación: después de medio siglo de destrucción por tala y degradación del  tejido forestal amazónico, la deforestación ha vuelto a acelerarse en los últimos años, por lo que partes crecientes del bosque ya no tienen las condiciones ambientales de secuestro de carbono, humedad e integridad que le permiten regenerarse y sobrevivir. La selva amazónica vive hoy en el umbral de un punto de inflexión y sin retorno. Como afirman repetidamente numerosos científicos, incluidos Carlos Nobre y Thomas Lovejoy: “el punto de inflexión está aquí, es ahora. Los pueblos y líderes de los países amazónicos juntos tienen el poder, la ciencia y las herramientas para prevenir un desastre ambiental a escala continental, de hecho, un desastre ambiental global.

“Un desastre ambiental global”: la Amazonía es un elemento crítico del sistema de la Tierra y si los pueblos y gobernantes de todo el mundo permiten que la devastación continúe durante unos años más, el planeta muy pronto no podrá recuperar, en su mayor medida, el remanente de sus bosques tropicales, hogar del 80% de la biodiversidad terrestre. La humanidad y la biodiversidad en su conjunto se verán mortalmente afectadas y la desestabilización del sistema climático se acelerará nuevamente, disminuyendo en gran medida las perspectivas de adaptación de la vida en el planeta. La conservación y restauración de la selva amazónica es absolutamente esencial para el objetivo central del Acuerdo de París, que es contener el calentamiento promedio global “muy por debajo” de 2 ° C en relación con el período preindustrial.

Las nuevas NDC’s presentadas en la COP26 siguen siendo muy inferiores al mínimo necesario para contener el calentamiento global a niveles compatibles con los objetivos del Acuerdo de París y con la supervivencia de nuestras sociedades. La negación y el ilusionismo climático aún prevalecen, especialmente en Brasil y en otros gobiernos de los 9 países amazónicos. La estrategia socialmente más justa, más segura y con resultados más inmediatos para frenar las emisiones de gases de efecto invernadero es proteger los bosques tropicales, comenzando por la Amazonía, el bosque tropical más grande del mundo. Y la estrategia más justa, inmediata y segura para proteger la Amazonía es brindar a sus habitantes las condiciones necesarias para que la protejan y hagan valer los derechos de la naturaleza.

Demanda 1:

Los pueblos de la selva amazónica demandan participación directa – como beneficiarios inmediatos y / o como asesores, basados ​​en su profundo conocimiento del bosque – en las negociaciones y decisiones internacionales, tanto públicas como privadas, para transferir recursos para la mitigación y adaptación. en lo que respecta al cambio climático, especialmente en lo que respecta a la restauración de la selva amazónica.

Concretamente, esta primera reivindicación se expresa de la siguiente forma más detallada:

(a) Los pueblos de la selva amazónica deben tener derecho a formular proyectos de conservación y restauración forestal que tengan derecho a tales contribuciones;

(b) Los pueblos de la selva amazónica, a través de sus propias organizaciones, deben tener asiento, voz, voto y poder de veto en las instancias de formulación, toma de decisiones y fiscalización del uso de estos recursos;

(c) Los recursos destinados a la Amazonía a través de los mecanismos de transferencia previstos en el Acuerdo de París deben destinarse explícitamente a la conservación de los bosques, y no a subsidiar la agroindustria, con sus falsas soluciones de replantación de Áreas de Protección Permanente (APP);

(d) Los préstamos no son transferencias de recursos. Por lo tanto, los préstamos no deben contabilizarse conceptualmente como parte del Acuerdo de París, como ha sido el caso. Estas transferencias de recursos a los países y pueblos más vulnerables, bajo la CMNUCC, deben ser un instrumento de justicia climática, más que un subterfugio para promover negocios en el sector financiero (bancos privados o Bancos Multilaterales de Desarrollo, como el Banco Mundial o el Banco Asiático). Estos $ 100 mil millones en recursos anuales que deberían haber sido desembolsados ​​para 2020, y ahora deberían ser para 2025, deben venir en forma de donaciones, es decir, en forma de transferencias directas a proyectos, a nivel subnacional, para la protección y restauración del bosque, con el fin de promover eficazmente los objetivos del Acuerdo de París.

Demanda 2:

Exigimos un boicot por parte de las Partes del Acuerdo de París de los productos básicos producidos por corporaciones en toda la región amazónica.

Existe una incompatibilidad demostrada entre los objetivos del Acuerdo de París y el sistema alimentario globalizado, cuyas emisiones combinadas alcanzan entre el 21% y el 37% de las emisiones globales de estos gases en promedio para el período 2007-2016. Es fundamental comprender este hecho gravísimo: la destrucción de la selva amazónica y su reducción a una palanca del sistema alimentario corporativo globalizado debe detenerse de inmediato. Ésta es una tarea a la que el Acuerdo de París no ha prestado la debida atención. Un artículo publicado en la revista Science muestra que “incluso si las emisiones de los combustibles fósiles se redujeran inmediatamente a cero, las tendencias actuales en los sistemas alimentarios mundiales impedirían el logro del objetivo de 1,5 ° C. Por lo tanto, se necesitan cambios importantes en la forma en que se producen los alimentos si queremos lograr los objetivos del Acuerdo de París «.

El principal problema de la región es la agroindustria, con énfasis en la producción de alimentos para animales y la proliferación de rumiantes. En el período 1990-2005, la apertura de pastos fue responsable de más del 80% de la pérdida de la selva amazónica en Brasil, de más del 60% en Colombia y de casi el 40% en Bolivia (en este país, la agroindustria como total es responsable del 80% de la pérdida de bosques). Si los gobiernos de todo el mundo realmente tienen la intención de contener el calentamiento global a niveles no catastróficos, una moratoria sobre la importación de productos básicos producidos por corporaciones en la región amazónica es inevitable, siempre que no existan mecanismos válidos y confiables para la trazabilidad de estos productos. con respecto a su asociación con la deforestación. El tiempo es ahora. Nuestra demanda de boicot respalda y fortalece otras propuestas en curso, cuyos efectos aún no se han sentido en gran parte por la omisión de las Partes en la CMNUCC. Solo bajo una fuerte presión internacional los gobiernos de la Amazonía sudamericana, rehenes de la agroindustria, se alinearán con los objetivos del Acuerdo de París. Y, sin embargo, sería suficiente que estos gobiernos detuvieran la deforestación para que sus NDC se ubicaran entre las más ambiciosas del mundo.

Demanda 3:

Reconocer los derechos de la Amazonia y la naturaleza.

La Amazonía es el mayor bosque y la eco región de mayor biodiversidad del planeta. De la sobrevivencia de la Amazonía depende la estabilidad del clima del planeta y la posibilidad de evitar que se consume la sexta extinción de la vida en la Tierra. Los gobiernos, las Naciones Unidas y las instituciones financieras deben dejar de tratar a la Amazonía como un simple sumidero de carbono y reconocer los derechos de la Amazonía, de sus ríos, de sus bosques, de sus animales, de sus plantas y de todos los seres no humanos que la habitan. Cuando se discuten planes para la Amazonía se debe tomar en cuenta los derechos de la naturaleza y dejar de promover proyectos para remplazar una selva viva con plantaciones de monocultivos. 

En la Amazonía se está desarrollando el mayor ecocidio del planeta y las autoridades nacionales y multilaterales están siendo cómplices directos o silenciosos de este ecocidio. Los gobiernos reunidos en la CNUMCC deben condenar el ecocidio en curso, plantear que el delito de ecocidio sea reconocido por la Corte Penal Internacional y pedir que la Corte Penal Internacional inicie inmediatamente el juzgamiento del caso de la Amazonía por el delito de ecocidio. Es imposible pensar en resolver el tema del cambio climático si no se sanciona a las empresas, gobiernos y entidades financieras causantes, por acción u omisión, de este ecocidio.

La Amazonía no es un objeto sino un sujeto de derechos que tiene que ser reconocido como tal por el sistema de las Naciones Unidas. Debemos superar la visión antropocêntrica imperante, y generar mecanismos para que la naturaleza tenga voz y representación en las negociaciones climáticas y multilaterales a través de la ciencia, los pueblos indígenas y todos los pobladores que quieren salvar a la naturaleza y no hacer negocios con ella. Las Naciones Unidas deben convocar a una Asamblea de la Tierra para repensar los objetivos de desarrollo sostenible desde una perspectiva no antropocéntrica. Para hacer frente al cambio climático es necesario construir democracias y procesos de integración multilaterales ecocéntricos, que tomen en cuenta a todos los componentes de la comunidad de la Tierra, porque sólo así podremos restablecer el equilibrio del sistema de la Tierra.

Los gobiernos reunidos en Glasgow en la COP26 tienen ahora una última oportunidad de reaccionar ante la inercia y la falta de compromiso de los gobiernos con los objetivos centrales que motivan esta importantísima reunión. Los pueblos de la Amazonía y del mundo tenemos derecho a levantarnos contra los delitos, las amenazas existenciales y los riesgos cada vez mayores e inminentes que genera el comercio global de commodities que solo benefician a las corporaciones y bancos en detrimento de la preservación de los cimientos. de la vida en el planeta.

Un comentario en “Encuentro de Saberes: Las tres demandas de los nueve países amazónicos

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: